Crítica ‘Rompe Ralph’: Destrozando códigos

Wreck-It Ralph_rompe_ralph_disney

Allá por los años 80, en los estudios de Disney, rondaba una propuesta cuanto menos interesante y que ha ido traspasando las décadas con diferentes nombres y variaciones en su desarrollo, pero no fue hasta que la mirada de John Lasseter se posara sobre ella, cuando por fin pudimos degustar la obra que Disney finalmente nos regaló en 2012. Tomando como base a ese mundo que se encuentra en auge, el de los videojuegos, la historia de ‘Rompe Ralph’ examina los códigos del material con sumo gusto y de formas fructíferas, añadiendo capas de referencias, guiños y homenajes para todo tipo de espectador y aficionado. Y es que el mayor acierto de esta nueva aventura reside en la fantástica combinación de dos materiales en el que ningún niño o adulto queda excluido, aún sin sentir devoción por el juguete que la productora maneja en sus manos.

Porque este singular relato, con fachada diferente y contenido continuista, rebosa originalidad en todo su metraje. Las típicas situaciones “made in Disney” se reformula con las reglas de todo videojuego, y en sus descubrimientos e inteligentes giros de guion, los niveles van saltando con ingenio y carisma a través de lo que son sus dos ejes principales, ese Ralph en busca de la inversión de roles (malo-bueno) en una suerte entre Shrek y Donkey Kong, y sobre todo, la pequeña Vanellope, la criatura más entrañable y adorable que ha creado la factoría en años, y es ella naturalmente quien se roba el corazón de los presentes. Invitados de juegos clásicos, de productos superventas y nuevas creaciones asisten a un entretenimiento de lograda solidez, y si bien está lejos de la brillantez conseguida por el estudio en otros trabajos y por supuesto de la etiqueta de clásico, ‘Rompe Ralph’ tiene el suficiente encanto para maravillarnos en una hora y media llena de simpatía y colores, de matices y diversidad, de diversión retro y novedosa, que termina provocando esas ganas de reiniciar la partida que solo los buenos videojuegos consiguen producir, y este, no os quepa duda, lo es.