Crítica ‘La Cumbre Escarlata’: Elegancia inocua

La-cunmbre-escarlata-660x330

El síndrome de Tarantino, o dicho de otro modo, el gusto excesivo por sí mismo. De sobras es conocido el enorme talento de Guillermo Del Toro, por entre otras cosas, el fantástico diseño tanto artístico como visual del que hace gala en todas y cada una de sus películas. También es distintivo ese estilo a caballo entre lo fantástico y grotesco, un sello inconfundible, de autor y que lo destaca como uno de los directores con mayor personalidad dentro del gremio (ni que hablar entre los hablantes hispanos).

Su nuevo trabajo, ‘La Cumbre Escarlata’, no solo no olvida ninguna de dichas virtudes sino que las potencia hasta límites que solo el mexicano puede conseguir, y que la convierte en una protagonista más de este espectacular despliegue de talento, deslumbrante y artificial a partes iguales, en un intento de recuperar una narración y un tipo de historia que hace mucho que no se ve por el panorama cinematográfico actual. Sin embargo, toda esa espléndida recreación gótica-romántica (siempre y cuando hagamos caso omiso al horrible diseño de los fantasmas) no ha sido trasladada a un guion que no se encuentra nunca a la altura, ni de su director ni del resto de valores que posee la cinta.

A modo de cuento de casas encantadas y espectros varios, la narración clásica propuesta aquí nos lleva a través de una vacía, lujosa y elegante producción, donde la previsibilidad de una historia mil veces manida y muchísimo mejor contada, nos presenta a unos personajes esclavos de un libreto que maneja con una inesperada torpeza las figuras con las que juega. Porque a pesar de los esfuerzos del trío protagonista, siendo Jessica Chastain la única que consigue sobreponerse a la infructuosa palabrería , hay una clara falta de desarrollo y de bruscos cambios en las relaciones interpersonales, que se hacen notablemente marcadas cuando se encuentran con una trama a la que le sobran varias incoherencias.

Y no es que sea en sí mismo un problema (la mayoría de producciones actuales vienen bastante llenas de incoherencias), pero son tan grandes y hay tantos elementos que fallan respecto a todo aquello relacionado con el guion, que resulta difícil pasarlo por alto. Ello, no omite el moderado entretenimiento que ofrece, impulsado sobre todo por el ya mencionado diseño artístico y la buena dirección de Del Toro, que intenta con cierto éxito distraer a los ojos para desconectar el cerebro. Pena, por supuesto, que una película con todos estos valores falle justamente en lo que no puede fallar, en el guion, y más viniendo de un cineasta como el presente que apuesta la mayor parte de sus cartas a lo meramente visual.

‘La Cumbre Escarlata’ no es un fracaso absoluto, pero sí es una ligera decepción que no aprovecha la oportunidad para recuperar la magia de los cuentos clásicos de terror y devolverle el brillo de antaño. El mexicano se gusta y nos gusta, pero descuida aspectos que deberían ser el eje de la construcción y que se queda como el pilar más endeble de una mansión majestuosa, vacua e inconsistente. Esperemos que solo sea un bache en el camino, una desafortunada parada de fantasmas y promesas que no terminan de cumplirse. Unos pasos atrás para coger impulso.

Anuncios

Crítica ‘Astérix: La residencia de los dioses’: Divertida y fiel adaptación

maxresdefault

Nueve años han tenido que pasar para que volvamos a vivir una aventura de Astérix y Obélix, la pareja francesa más famosa del país. Con nada más y nada menos que 13 películas a sus espaldas, hemos tenido que esperar bastante tiempo para que volvamos a ver a estos dos entrañables personajes en el cine y lo más satisfactorio que podemos decir es que la espera ha merecido la pena. ‘Astérix: La residencia de los dioses’ es una más que notable diversión, un film que adapta de forma respetuosa el material original y capta la esencia, al fin, de estos veteranos guerreros.

La historia cuenta como el emperador Julio César, desesperado por no conseguir eliminar el pequeño reducto de galos que se aferra a su tierra, decide cambiar de estrategia y dejar a un lado la fuerza. Los romanos crean un edificio llamado “la Residencia de los Dioses” al lado de su aldea, y esta vez, en lugar de los soldados, Astérix y compañía tendrán que enfrentarse a la llamada del oro y la codicia.

Asterix-La-residencia-de-los-Dioses-ComboGamer

Al igual que todo personaje emblemático, este dúo ha tenido que enfrentarse a producciones de todo tipo: videojuegos, películas de animación, películas de carne y hueso… y todo con irregulares resultados, aunque por lo general cuando han sido trasladados a la alegría de los dibujos animados lo han hecho con productos correctos y satisfactorios. Entre ellos, los más aclamados fueron sin duda ‘Las doce pruebas’ y ‘Astérix y Cleopatra’, curiosamente los únicos trabajos que realizaron los propios creadores y que, por ende, fueron fieles a sus correspondientes fuentes. Por eso sorprende para bien que después de 48 años de la primera adaptación al cine, dos directores ajenos a la creación como Louis Clichy y Alexandre Astier muestren un respeto proverbial al cómic y que adapten uno de sus mejores números de manera tan eficaz, cálida y casi literal a la pantalla.

‘Astérix: La residencia de los dioses’ es una divertida aventura, una película familiar la mar de entretenida que posee todo lo que tiene que tener una producción de este tipo: una buena historia, personajes carismáticos y un buen estilo visual que entra por los ojos. No consigue resultados sobresalientes, pero todo reluce de una manera más que digna en esta realización francesa, consiguiendo un notable film que encantará a los fans. La historia se desarrolla de manera ágil y con los tempos necesarios, en un interesante relato donde asistimos con un regusto placentero a una proyección donde los más pequeños se lo pasaran en grande y los adultos se verán sorprendidos por la crítica social, política y económica que se realiza y se conjuga de manera perfecta con el desarrollo. Porque lo cierto es que la cinta no tiene ningún reparo en mostrar una representación de la hipocresía y la manipulación que impera en una sociedad movida por los medios y las altas esferas, que se consume por el poder del consumo y que su bendición va de la mano con la perdición. Es una visión crítica que ha sido traslada del cómic al celuloide, y que actualiza sus parámetros para ofrecernos incluso un ligero retrato de la actual situación en Europa y que casa perfectamente con las hazañas de nuestros protagonistas, sin resultar un análisis metido con calzador.

asterix-la-residencia-de-los-dioses-imagen-14

Termina por ser una simbiosis tan bien conseguida que los pequeños disfrutarán todo como una parte más del conjunto, y se sumergirán en las andanzas de la historia, la cual tiene la suficiente energía y magia para que nos perdamos en su mundo. Y es que son varias sus virtudes, entre ellas, una animación 3D francamente lograda y que mantiene el tipo a pesar de no ser una gran producción y no contar con un gran presupuesto. Los realizadores consiguen impregnar la obra con un tono ligero y bonachón que le sienta bastante bien y cuenta con un buen ritmo y un correcto desarrollo de los personajes a lo largo del metraje, logrando que su hora y veinte minutos se pasen rápidamente. Hay buenos diálogos, algunos con bastante ironía, y sobre todo con un sentido del humor que funciona y no se hace pesado, dosificando bien el reparto de minutos entre los distintos personajes. La ligereza de la que hace gala la cinta provoca que tampoco se tome muy en serio a sí misma, algo que le beneficia enormemente y realza su aura de estilo bondadoso y amable. No es una adaptación que busque dejar huella, sino simplemente ser fiel a la materia prima y realizar un buen entretenimiento.

El doblaje que cuenta con las voces de Juan Rueda, Antonio Dominguez y Adolfo Pastor, entre varios más, está muy conseguido, dotando de vida a los personajes animados que inundan la pantalla; junto con una banda sonora que es eficaz y armoniosa, conjuntando perfectamente con las imágenes.

asterix-la-residencia-de-los-dioses-793475

Las sensaciones finales son las de que se ha hecho un buen trabajo. ‘Astérix: La residencia de los dioses’ es uno de los cómics mejor valorados entre los fans y su reproducción en el celuloide ha sido sorprendentemente satisfactoria, con una aventura agradable, ligera y divertida que respeta a los personajes y al relato. No es excelente, pero sí es una correcta propuesta para pasar el rato, que gustará a todo tipo de público y encandilará a los fans, además de albergar una delirante critica a la sociedad y al sistema actual.