Crítica ‘The Amazing Spider-Man 2’: Regresando a las viñetas

the-amazing-spider-man-2

Obviando en su mayor parte el tono, la textura y el universo donde se ubicaba aquel reinicio de 2012, Marc Webb realizaba un ejercicio de renovación profunda en la secuela del hombre arácnido que nos llegaba el año pasado. Manteniendo las bases de aquella, siendo principalmente la pareja protagonista y siguiendo con el curso narrativo de los acontecimientos, ‘The Amazing Spider-Man 2: el poder de Electro’ nos presenta un nuevo contexto, transformándose acorde a las necesidades pedidas por un público saturado de superhéroes, donde la evolución respecto a anteriores épocas ha dado un salto cualitativo. Y es que si bien su antecesora se hallaba en el medio de la implosión generada por Marvel y sus Vengadores, esta nueva entrega se encuentra en el total asentamiento de un subgénero entregado al mundo de los crossovers, donde las conexiones son el pan de cada día y sin ellas, parece carecer de todo sentido. Sin embargo, Webb se centra en su terreno, otro tipo de conexión que tan buenos frutos le ha dado en su corta filmografía y retorna para ser el centro de la ya cancelada saga.

Por ello, y siempre con Peter Parker en el ojo del huracán, dicha secuela cambia la fachada y se distancia de manera notoria de esa predilección moderna de convertir cada contexto en un mundo sombrío para definitivamente acercarse a la fuente original, la del universo de viñetas, diálogos y villanos caricaturescos. No hay trascendencia ni grandeza premeditada, simplemente un flirteo con la diversión de las páginas marcadas con rojo, donde la tragedia y el humor se trasladan a un nuevo formato de maneras hasta ahora inexploradas. Regresa el Spider-Man más irónico, el Parker con más problemas que nunca y por encima de todo, la relación y la fantástica química representada en la pareja Garfield-Stone quienes se confirman como uno de los mejores noviazgos del cine de superhéroes, reforzando sus lazos e inquietudes. Y a pesar de su inconexo montaje, el solapamiento de sus abundantes tramas y la excentricidad de algunos aspectos que pueden echar para atrás a una parte del público, esta enérgica aventura sobresale en su fuerza y su furia, impresas en un estilo visual colorido con reminiscencias del Universo Ultimate y que juega un papel primordial para adentrarnos en su historia.

Entonces, en medio del caos sentimental y la revolución de las hormonas adolescentes, florecen nuevos enemigos, cada uno en su escala: el anecdótico Rinho apoyado en un Paul Giamatti pasado de vueltas, el histriónico Electro de Jamie Foxx como mera distracción para las (esta vez sí) espectaculares secuencias de acción, y el verdadero villano: un Duende que al igual que en los cómics ejerce de maestro de ceremonias, en el cual la locura desprendida por Dane DeHaan arroja unos valiosos daños colaterales a la cinta, aportando la entidad dramática necesaria para elevarse entre otras producciones de su mismo juego. Y si el balanceo coge altura no es tanto por sus logros cinematográficos, que los tiene, si no por realizar lo que cualquier adaptación de cómic debería aspirar ante todo: captar la esencia del personaje, de sus historias y adaptarlas al celuloide con el máximo respeto posible. ¿Las consecuencias? Plasmar lo mejor y lo peor y por tanto, encontrar motivos tanto para amarla como odiarla, pero ‘The Amazing Spider-Man 2’ se sobrepone a sus defectos, ofreciéndonos una potente y espectacular aventura que por su valentía en tiempos de deconstrucción de mitos, merece ser valorada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s