Crítica ‘Casino Royale’: buen film, excelente Bond

casino_royale_ver11_xxlg

Quedan solo dos meses para que James Bond vuelva a aterrizar en nuestras pantallas con su nueva aventura, Spectre. Es por ello que es un buen momento para echar la vista atrás y recordar (o descubrir) lo que han hecho de este 007 una figura renovada y aplaudida por la mayor parte del público. Un nueva serie de films que han llegado y se han integrado fenomenalmente en la longeva saga, empezando con un ‘Casino Royale’ donde un Daniel Craig se erige como uno de los mejores James Bond en el ámbito cinematográfico, rivalizando con la leyenda de Sean Connery.

La historia narra la primera misión de James Bond como agente 007, en la cual tendrá que desmantelar una operación terrorista dirigida por Le Chiffre (Mads Mikkelsen), un banquero que financia a los terroristas de todo el mundo. La larga misión lo llevara hasta el Casino Royale, lugar donde la victoria o la derrota dependerá de una partida de poker.

Casino_Royale_152

Repasar la historia y la iconografía de un icono tan mítico sería una ardua tarea, pero lo cierto es que han sido solo unos pocos en el cine quienes han dado en el clavo para representar a una figura tan aclamada allá por los años 50, cuando el escritor y periodista Ian Fleming sacó de su imaginación al prototipo de hombre quien John Le Carré, no dudó de calificar literalmente como “el personaje que todo hombre quiere ser y que toda mujer quiere tener”. Y es que este espía británico levantó pasiones allí por donde pasaba, siendo incluso tema de estudio en muchos lugares (el efecto Bond) y creando toda una serie de productos, desde novelas y cómics hasta películas, que siempre han gozado de una buena popularidad. De esta manera, han ido desfilando por el celuloide hasta 7 actores diferentes representando al mayor agente que ha entregado la ficción hasta la fecha. Nombres como Sean Connery, Roger Moore o Pierce Brosnan han dejado su huella en una franquicia que hasta el 2006 contaba con 20 películas en su haber y que con ‘Casino Royale’ sumaba una más en su legado, dando comienzo a nuevas historias y colocando un nuevo rostro ante el público.

El elegido fue Daniel Craig, y solo bastó apenas unas horas para convencernos de que la decisión no solo fue acertada, sino que difícilmente podría haberse encontrado en el panorama actual alguien mejor. Porque aquella cinta de hace casi diez años tenía bastantes virtudes, e ignorarlas o no darle la importancia adecuada sería bastante injusto, pero si algo destacaba de todo el conjunto ese es precisamente, y por supuesto para nuestra alegría, el actor británico. El Bond de Craig no es una representación literal del que concibió Fleming, pero capta perfectamente el espíritu y muchas de las características que describió el escritor, en una fantástica interpretación de un actor que se muestra sólido y con pocas fisuras, inyectándole al personaje un bienvenido y refrescante aire. Rudo, frío, calculador, peligroso, seductor, egocéntrico y, como manda los cánones actuales de Hollywood (y que se lo perdonamos), con un corazón que siente y se emociona detrás de una coraza de hierro. Es un Bond fantástico, lleno de matices, actualizado y con las señas de identidad que lo auparon a lo más alto, siendo la estrella indiscutible de un film más que decente, notable inclusive y que no consigue más por ciertos detalles que lo alejan de un estatus más alto, pero que resulta un estimulante nuevo capítulo para asentar las bases de un 007 con mucho futuro.

casino-royale

Si bien las mayores abalanzas van destinada al protagonista, no hay que olvidarse de que si el contexto no funciona sirve más bien poco tener a un gran personaje. Por suerte no es el caso, y aunque sí es cierto que no estamos ante ninguna maravilla de historia, sí podemos decir que los resultados son más que correctos. Martin Campbell, quien ya dirigió con oficio otras entregas de la franquicia, nos entrega aquí un thriller bastante convencional, sencillo y previsible pero que consigue desarrollar con acierto y eficacia. Es un relato que realmente no se siente como algo demasiado trascendental, pero que cumple perfectamente como carta de presentación de sus personajes y la mayor parte de las escenas van dirigidas a explorar las consecuencias de las mismas hacia nuestro protagonista, ya que el foco no está puesto en la historia en sí, sino en los personajes y su desarrollo. El problema deriva de una duración que se alarga en exceso, provocando algún que otro bajón y que lleguemos a los últimos 20-25 minutos con una cierta sensación de pesadez que termina por producir un ligero desinterés en la conclusión final, y que resulta una pena, ya que con un relato más condensado se hubiera logrado un trabajo mucho más solido del que finalmente ha sido. Aun así, la cinta entretiene en casi todo su metraje, y Campbell rueda con firmeza y brío algunas de las situaciones, manteniendo bien la tensión en los momentos requeridos y firmando unas decentes escenas de acción y notables persecuciones.

Y en todo este contexto aparecen unos secundarios que aportan y enriquecen a nuestro espía, cumpliendo con creces (algunos mejor y otros peor) y respaldando a un fantástico Daniel Craig. Así, la inclusión de una dulce y tremendamente seductora Eva Green supone uno de los mayores aciertos del film, insuflando un soplo romántico que le sienta muy bien a la cinta, y entregándonos a una “chica Bond” a la altura de las circunstancias; Mads Mikkelsen está bastante correcto como villano, aunque destacando más por su presencia que por el desarrollo del personaje, siendo uno de los puntos más mejorables; y completando el reparto nos encontramos con personalidades como Judi Dench, Jeffrey Wright o Caterina Murino, entre otros, que interpretan notablemente a sus personajes y nos ofrecen unos buenos soportes a la historia. La fotografía es buena, y el estilo visual que le impregna el neozelandés es vistoso y atractivo, que junto a la potente banda sonora cargan de personalidad y de mucho estilo (como no podía ser de otra manera) a la aventura.

casino-royale_25801_4ea662252c058837cb009bab_1320299201

Finalmente, nos encontramos ante un nuevo capítulo de 007 francamente sólido. ‘Casino Royale’ es un notable thriller, una película digna de la franquicia, que es impulsada por un Daniel Craig excelente que nos regala a uno de los mejores James Bond vistos en la gran pantalla. Quizás la historia se quede un poco corta y que su excesiva duración evite que estemos ante un producto mejor, pero sus virtudes son más que suficientes para sostener un relato que se colará entre las mejores aventuras del agente secreto más famoso de todos los tiempos. James Bond ha vuelto, y Craig lo hace lo grande.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s