Crítica ‘Gangster Squad’: Entretenimiento con estilo

gangstersquadr

Si nos vamos a 2009 recordaremos que hubo una comedia que fue toda una sorpresa, que revitalizó el género zombie y homenajeaba a algunas de dichas películas en una divertida “road movie” con ‘Bienvenidos a Zombieland’. Un buen debut que hizo que Ruben Fleischer entrara en Hollywood con pasos firmes y volviera, utilizando los mismos esquemas que tan buen resultado le habían dado, con ’30 minutos o menos’, un film que volvía a coger la mismas ideas de su ópera prima, pero esta vez llevada a los atracos y los crímenes y que por desgracia no consiguió repetir con los mismos resultados. Ahora, el director estadounidense vuelve a probar suerte en aguas totalmente diferentes, entregándonos una película de mafias y guerra de guerrillas francamente entretenida.

‘Gangster Squad’ cuenta la historia de Los Ángeles en 1949, época donde el ex-boxeador y reconvertido gangster, Mickey Cohen (Sean Penn), empieza a controlar y obtener el poder de toda la ciudad, convirtiendo el sitio en un paraíso para la droga y la prostitución. Pero desde las sombras, habrá un grupo de policías liderado el agente Jhon O’Mara (Josh Broslin) que organizará e intentará por todos los medios lograr la caída de la mafia y el imperio construido por Cohen.

image_001

Basadas en hechos reales, Fleischer tenía a su disposición un material de primera calidad, con unas bases sólidas para crear una película que trascendiera la media y deleitarnos con una historia atrapante con el mejor aroma al inconfundible cine negro. Pero como ya ha dejado claro en su cortísima filmografía, ese no es su estilo. Porque ‘Gangster Squad’ no busca ser un nuevo referente en el género, no busca jugar en la liga de ‘Uno de los nuestros’, ‘El Padrino’ o ‘Érase una vez en América’, simplemente busca un entretenimiento rápido, directo y sin pretensiones, un film de mafias para gente que no le gusta la mafia y abrir el género a un público mucho más amplio. Y lo cierto es que lo consigue con bastante atino, a pesar de ser un producto vacuo y sin grandes aspiraciones, pero que basa su apuesta en un reparto lleno de caras conocidas (tanto savia nueva como vieja), un estilo visual tremendamente atractivo y un ritmo frenético y sin concesiones.

‘Brigada de Elite’ te mete de lleno en la historia desde el principio, un relato que se sigue con interés y que se concentra sobre todo en su conflicto principal: derrocar la estructura de la empresa de Mickey Cohen. A partir de ese hecho, la cinta transcurre con cierta fluidez y sobre todo con un ritmo endiabladamente rápido, precisamente gracias a que se centra en la idea básica de la historia. Porque el film, a pesar de que toca varios frentes como la corrupción, las consecuencias de la guerra o los conflictos en la familia en situaciones como estas, nunca profundiza en dichas cuestiones mas allá de lo suficientemente necesario, para conseguir que conectemos con los personajes; hay un buen tratamiento de todas esas ideas, pero se queda a medio camino en un recorrido que por supuesto daba para mucho más, y todo ello debido a las intenciones del director de sobreponer el entretenimiento por encima de lo demás. El guion sin duda ayuda a ello, pasando de unas situaciones a otras de manera acelerada pero siempre bien construidas, que no te deja respirar y te lleva por donde quiere de forma eficaz. Esto, que funciona francamente bien, repercute en una pérdida de sutileza en la transición de las escenas y en un argumento ágil pero tremendamente simple, sin medias tintas y que solo en un determinado momento se cuestiona sobre la brutalidad de las acciones.

SEAN PENN as Mickey Cohen in Warner Bros. Pictures’ and Village Roadshow Pictures’ drama “GANGSTER SQUAD,” a Warner Bros. Pictures release.

Y es que el film no se corta con la violencia, dejándonos con algunas escenas realmente crudas, pero que no se deleita en la sangre gratuita y nunca cae en la vía del exceso. Hay sin duda buenas escenas de acción (algunas más que otras) que están rodadas con suma elegancia, y que ganan puntos cuando las balas y la sangre toman el protagonismo en detrimento de las persecuciones, que aunque están correctamente filmadas, palidecen un poco respecto al resto. Todo esto está integrado en una narración eficiente y sólida que combina bien las diferentes partes que construyen el conjunto, y que hay espacio para el drama y algunos toques de humor que le sienta bastante bien al film.

Respecto a los personajes, resultan todo un conjunto de variopintas figuras de lo mas carismáticas y que se reparten los minutos de manera muy acertada. Hay muchos en este explosivo cóctel, pero cada uno de ellos tiene el tiempo necesario acorde al peso que tienen en la película y ninguno se muestra desdibujado ni metido con calzador, adaptándose a lo que el guion necesita. Y es que los personajes son uno de los grandes atractivos de la película, en parte a un reparto de actores y actrices que entran por los ojos y que convencen sobradamente. A destacar se encuentran sin duda Sean Penn, que representa a un villano de la vieja escuela, totalmente “malvado”, poderoso y con más ansias de poder, en un excéntrico personaje que el veterano actor le aporta un puntito de sobreactuación que le viene fenomenal; y en la misma línea se encuentran Josh Broslin, que ejerce una actuación convincente de su papel de defensor del pueblo, y Ryan Gosling, en un personaje que le viene como anillo al dedo en una mezcla de chulería, seducción y buen corazón. Junto a ellos van desfilando todo un conjunto de secundarios que no se quedan atrás, desde Emma Stone, Robert Patrick y Anthonie Mackie hasta Michael Peña, Nick Nolte y Giovanni Ribisi, entre otros. Cierto es que todos y cada uno de los personajes son estereotipos más que conocidos y mil veces visto, pero que no por ello dejan de ser atractivos y eficazmente interpretados (al menos en esta ocasión).

image_003

La ambientación de los años 50 está muy lograda y su estilo visual es sencillamente magnifico, un look muy “cool” y elegante que le sienta la mar de bien con el tono que Fleischer enfoca a su película. La banda sonora corre a cargo de Steve Jablonsky (Transformers, Battleship) que acompaña acertadamente al film sin hacer ningún alarde, pero cumpliendo correctamente.

En definitiva, nos encontramos con un producto bastante entretenido, que no aspira a grandes cosas, pero que es honesto en sus intenciones y sus objetivos. ‘Gangster Squad’ no es una gran película ni el mejor entretenimiento que puedas encontrar, pero sí es un efectivo y correcto relato que bebe e imita a los grandes del género, con un ritmo rápido que atrapa y engancha. Una historia interesante, buenas actuaciones y una estética impecable, hacen del tercer largometraje de Ruben Fleischer un agradable pasatiempo, ideal para desconectar durante dos horas . Porque al fin y al cabo, no podemos esperar que todo sea caviar ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s