Crítica ‘Predestination’: Cautivadora y elegante ciencia ficción

Predestination

Michael y Peter Spierig. Dos hermanos prácticamente desconocidos para el público en general, con solo dos películas de dudosa calidad en su currículum y que firman aquí su mayor obra hasta el momento. Siempre moviéndose en el terreno de la ciencia ficción, estos hermanos dan el salto de calidad que difícilmente podría haber uno previsto. ‘Predestination’ es el trampolín que cualquier director novato firmaría, un film tan retorcido como sorprendente que lleva las paradojas temporales a un nivel nunca visto y que se alza como una de las mayores sorpresas del 2014.

‘Predestination’ cuenta el relato de un agente especial (Ethan Hawke) que trabaja para una organización secreta del gobierno, dedicada a los viajes en el tiempo y que fue fundada en los años 80 con el objetivo de anticiparse a los asesinatos y los grandes crímenes de la humanidad. Ahora se encuentran inmersos en la búsqueda del llamado “terrorista fallido”.

Creedme cuando os digo que no necesitáis saber más porque es la historia lo que hace del film, uno de los exponentes de la ciencia ficción más original en años. Y no lo es por sus formas, su estructura o por los elementos con los que juegan los directores; simplemente es por el hecho de que nadie se había atrevido a ir tan lejos, retorcer las piezas hasta lo imposible y explicar no solo un asesinato o suceso de la historia, sino responder de forma brillante ante una de las grandes preguntas del destino. Porque el relato es tan fascinante como cautivador, te coje de la mano y no te suelta en un guion lleno de ingenio y hábiles diálogos que hará las delicias de los amantes al genero.

P_00809.000-640x360

Es una paradoja temporal bien hilvanada, exponiendo sus elementos en una primera parte lenta y dedicada a poner las fichas sobre el tablero, y una segunda que se centra en jugar con ellas, en un tramo final impregnado por un ritmo veloz que te deja clavado en la butaca ante cada nueva revelación. Y es que, en mayor o menor medida según los casos, ‘Predestination’ es algo predecible en sus partes, aunque no así en su conjunto. Los hermanos Spierig te dejan una pista sobre un elemento, lo resuelven, te vuelven a dejar otra, lo resuelven y así sucesivamente; el guion guarda varios ases en las manga y el metraje va adquiriendo ritmo a medida que avanza, y eso ayuda a que nunca decaiga el film, ya que si bien resulta predecible algunas de sus bazas, la historia no te deja tiempo volviéndote poner una pieza sobre la mesa cuando creías que ya tenias todo el puzle resuelto.

Pero la película también tiene un arma de doble filo, que dependiendo de cada espectador, afectara positivamente o negativamente en el conjunto. Lo cierto es que hay un momento clave que resulta, por decirlo suavemente, algo inverosímil y que puede echar a perder lo conseguido hasta el momento. Y es por ello que cada uno decidirá si pasarlo por alto y rendirse ante los muchos encantos del film, o por el contrario, usarlo para derrumbar todas las cartas que tan cuidadosamente han ido colocándose en la torre. Es una situación que no empaña el conjunto y que es totalmente subjetivo, pero que hay que destacarlo por lo atípico que resulta.

Hay varias ideas que plantea el film a lo largo de su duración. La más destacada es sin duda la que plantea el protagonista: “¿qué fue primero, el huevo o la gallina?”, en una respuesta brillante que tiene en su resolución uno de los grandes atractivos de la película. Toca varios frentes, como el destino, el tiempo y las consecuencias de nuestros actos, que le aporta trasfondo al historia y varios interrogantes que nos dejara reflexionando una vez acabado su visionado. Ademas, se permite también explorar la búsqueda personal de encontrarse a uno mismo, aceptarse y quererse tal y como es; en resumen, la búsqueda de nuestra propia identidad.

vghedo1untuq260h3b3u

La dirección es más que notable, rodada con elegancia y solvencia y con una puesta en escena sencilla pero convincente. Una fotografia cuidada y limpia y una banda sonora que cumple sobradamente, en especial hacia un tramo final vibrante y lleno de nervio. En el reparto nos encontramos con el siempre cumplidor Ethan Hawke, que sirve como hilo conductor en la historia y que, curiosamente, se erige como protagonista hacia el final del film; un testimonial y correcto Noah Taylor; y (atención) el último y revelador descubrimiento de la película: Sarah Snook, una sorprendente y desconocida actriz australiana que se transforma en protagonista para echarse en la espalda gran parte del film y que se convierte en una de las personalidades a tener más en cuenta de cara hacia el futuro, en una demostración de fragilidad, sensibilidad y una gran humanidad.

En conclusión, ‘Predestination’ es un viaje a través del tiempo excepcional, una película elegante, enrevesada e incluso inverosímil, pero con una fuerza magnética que arrastra a cualquiera que pase. Un film que, para bien o para mal, no dejara indiferente nadie y que se descubre como una de las grandes sorpresas que nos ha dejado el 2014. Un fantástico relato totalmente recomendable y que, como dice uno de los protagonistas, “la mejor (y más paranoica) historia que vas a oír”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s